Saltar al contenido

Estudio descubre que el yoga puede ayudar a controlar el dolor de espalda, revisa estos consejos.

 Imágenes de Unsplash- Post traducido, creado por : Allison Aubrey. 

Una nueva investigación encuentra que una clase de yoga diseñada específicamente para el dolor de espalda puede ser tan efectiva como la terapia física para aliviar el dolor. Si estás cansado de tomar medicamentos para el dolor de la parte baja de la espalda, el yoga puede ser una buena alternativa.

Una nueva investigación encuentra que una clase de yoga diseñada específicamente para el dolor de espalda puede ser tan segura y efectiva como la terapia física para aliviar el dolor.

El protocolo de yoga fue desarrollado por investigadores del Boston Medical Center con aportes de profesores de yoga, médicos y fisioterapeutas.

Durante la clase, los instructores entrenados guían a los participantes a través de posturas suaves, que incluyen la vaca gata, la postura triangular y la postura del niño.Las técnicas simples de relajación son parte de la clase también. Se evitan las poses más difíciles, como las inversiones.

Una guía que detalla las poses enseñadas durante la clase está disponible gratuitamente, al igual que un manual de capacitación docente .

Los hallazgos, publicados en la revista Annals of Internal Medicine , están en línea con las nuevas pautas para el tratamiento del dolor de espalda del American College of Physicians. Este grupo recomienda que las personas con dolor de espalda deben evitar los analgésicos si es posible y opten por alternativas como el tai chi, el yoga y el masaje. Como hemos informado , esas directrices están dirigidas a personas con dolor de espalda agudo y no para uno dado por una lesión u otro problema diagnosticado como hernias lumbares.

¿Quién estaba en el estudio? Los investigadores reclutaron 320 participantes racialmente diversos, predominantemente de bajos ingresos en el área de Boston, todos los cuales tenían dolor lumbar crónico. El estudio duró un año.

¿Qué hicieron los participantes en el estudio? Los participantes fueron divididos en tres grupos. Un grupo fue asignado a una clase de yoga semanal durante 12 semanas. A otro grupo se le asignaron 15 visitas de fisioterapia (PT). El tercer grupo recibió un libro educativo y boletines informativos. Durante el resto del año, aproximadamente 40 semanas, los participantes en el grupo de yoga fueron asignados a clases gratuitas o prácticas hogareñas. El grupo PT fue asignado a “sesiones de refuerzo con Fisioterapia” o práctica domiciliaria.

Los investigadores evaluaron los cambios en el dolor y la función mediante un cuestionario de 23 puntos. Los participantes en los grupos de yoga y terapia física tuvieron aproximadamente la misma cantidad de mejoría en el dolor y el funcionamiento a lo largo del tiempo.

Cuando comenzó el estudio, aproximadamente el 70 por ciento de los pacientes tomaban algún tipo de analgésico. Al final de los tres meses, cuando las clases de yoga estaban terminando, el porcentaje de participantes que todavía tomaban analgésicos había descendido a alrededor del 50 por ciento posterior al entrenamiento con yoga y fisioterapia. En comparación, el uso de analgésicos no disminuyó entre los participantes en el grupo de educación.

“Es una reducción significativa”, dice el autor del estudio Rob Saper , director de medicina integrativa en el Boston Medical Center.

“No estoy recomendando que la gente vaya a ninguna clase de yoga”, nos dijo Saper. Señaló que su investigación ha ayudado a identificar posturas y técnicas de relajación que son útiles y seguras.

Saper dice que eligió comparar los efectos del yoga con la fisioterapia porque “PT”, ya que es la derivación más común que los médicos hacen para los pacientes con dolor de espalda. Donde además es aceptada, se reembolsa y se ofrece en la mayoría de los hospitales”. (en EE.UU) . 

Saper dice que si la investigación muestra que el yoga puede ser tan efectivo, “tal vez el yoga debería ser considerado como una terapia potencial que puede ser diseminada y cubierta más ampliamente [por el seguro de salud en EE.UU]”.

Un editorial publicado junto con el estudio señala que el tratamiento del dolor lumbar es complicado y las mejoras documentadas en el estudio fueron modestas.

“Es poco probable que cualquier abordaje único de tratamiento resulte útil para todos o incluso para la mayoría de los pacientes”, escribe Stefan Kertesz de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alabama en Birmingham y su coautor, Douglas Chang de la Universidad de California, San Diego. Sin embargo, como ha demostrado este nuevo estudio, “el yoga ofrece a algunas personas un beneficio tangibles sin mucho riesgo”, concluyen..