fbpx Saltar al contenido

Flujometría

Todo lo que Necesitas Saber sobre Flujometría

Cuando se trata de monitorear y gestionar la salud respiratoria la flujometría y el flujómetro Mini-Wright se alza como un compañero indispensable.Exploraremos su funcionamiento, su importancia en el seguimiento de condiciones crónicas y cómo se ha convertido en una parte esencial de la vida de quienes dependen de él. La utilización extendida del mini-flujómetro de Wright para medir el flujo espiratorio máximo (FEM) en la práctica médica se emplea con frecuencia en la evaluación de pacientes con obstrucción de las vías respiratorias. En este artículo, trataré de presentar de manera concisa la información sobre las indicaciones, técnica y evaluación de la obstrucción de las vías respiratorias mediante la medición la (FEM) a través del mini-flujómetro de Wright.

Te necesitamos para mantener el Flow ♥️en Kineed

Si crees que puedes apoyarnos en Kineed, y seguir aportando con el flow, te dejo el link para donar y colaborar en la mantención del sitio.

¿Qué es la flujometría y como se mide?

La flujometría es un método para medir la velocidad del flujo de aire en las vías respiratorias, y se utiliza tanto para evaluar la respuesta a la broncodilatación en consultas médicas como para el autoseguimiento del asma crónico, especialmente en pacientes que no perciben claramente sus síntomas. Para medir el flujo espiratorio máximo (FEM), se emplea comúnmente un flujómetro, siendo el Mini Wright uno de los modelos más conocidos y utilizados.

Estos flujómetros pueden ser de bajo rango, que registran desde 30 l/min como mínimo hasta 400 l/min como máximo, o de alto rango, con un registro de 60 l/min como mínimo y 800 l/min como máximo. El flujómetro de Wright ha sido considerado como el gold standard de referencia, utilizado como punto de ajuste para otros dispositivos, siendo particularmente popular debido a su accesibilidad y su impacto mínimo en la precisión y la repetibilidad de las mediciones.

¿Para que sirve medir una flujometría?

  • Valorar la gravedad del asma y su tratamiento.
  • Monitorizar la respuesta al tratamiento en las reagudizaciones.
  • Monitorizar la respuesta al tratamiento crónico.
  • Detectar alteración del flujo en pacientes asintomáticos.

¿Cómo se realiza?

  1. Prepárate: Establece preferentemente al paciente de pie.
  2. Asegura que el flujómetro esté en posición horizontal y que el puntero esté en cero.
  3. Evita obstrucciones: Asegúrate de que el paciente no obstruya los orificios de salida de aire o medición mientras sostiene el flujómetro.
  4. Coloca la boca del paciente alrededor de la pieza bucal, sin bloquearla con la lengua.
  5. Supervisa el esfuerzo: Vigila la técnica para asegurarte de que el paciente no realice un esfuerzo subóptimo voluntario o provoque valores artificialmente altos mediante una expulsión súbita de aire con la lengua y las mejillas (llamada «maniobra escupida»).
  6. Registra las mediciones: Realiza tres maniobras reproducibles y registra el mejor valor obtenido dentro de 8 intentos como máximo. Donde cada medición no debe superar ls 20 L/min para ser considerada como válida.

En el caso de pacientes pediátricos se recomienda:

  • Realizar un mínimo de 2 y un máximo de 5 mediciones al día para obtener la lectura más precisa. Esta lectura, conocida como «mejor lectura personal,» refleja el punto en el que el paciente experimenta su mejor flujo espiratorio máximo, representando el rango óptimo de medición.
  • Una vez que se ha identificado esta «mejor lectura personal» del flujo espiratorio máximo (FEM), se puede establecer un plan de atención para el paciente. En la mayoría de los estudios, un valor de flujo por debajo del 70 al 75% del valor «objetivo» se considera un indicador para ajustar el tratamiento.

Tablas de referencia para la flujometría

Relación FEM – VEF1: Normograma de predicción de VEF1 y FEM de acuerdo a estatura para ambos sexos. Jiménez J, y col. Rev Med Chile 1978; 106: 12.

Interpretación de resultados en la flujometría

  • Establece un punto de referencia: Idealmente, registra el «mejor valor» en pacientes crónicos para utilizarlo como referencia.
  • Evalúa el estado de la patología:
    1. Si el valor del FEM es igual o supera el 90 % del valor teórico o el mejor valor conocido, se considera que la patología está estable o bajo control. (de todas maneras otros autores sugieren un rango de normalidad hasta el 80%).
    2. Si el valor del FEM es menor que este umbral, se debe considerar que el paciente tiene la patología fuera de control.
    3. Si el valor del FEM es menor de 150 L/min, esto indica gravedad y la probable necesidad de hospitalización, a menos que el mejor valor conocido se acerque a este umbral.

Cálculos que te ayudarán en la interpretación

MedidaFórmulaInterpretación
Variabilidad(PEF mayor – PEF menor) / PEF mayor * 100No debe ser mayor al 20%, indica inestabilidad.
Reversibilidad o Broncodilatación(PEF post – PEF previo) / PEF previo * 100Es positivo con un cambio mayor al 15% (o 20%).
Provocación Bronquial con el Ejercicio(PEF basal – PEF post) / PEF basal * 100Es positivo con una caída del PEF mayor al 15% (o 10%).

Diagnostico de Asma con el FEM

En casos en los que no se pueda realizar una espirometría, la medición del Flujo Espiratorio Forzado («PEF») puede ser una alternativa para el diagnóstico.

  • Si el PEF es igual o menor al 70% del valor teórico y regresa a niveles normales después de la administración de 4 inhalaciones de salbutamol, este resultado podría indicar la posibilidad de un diagnóstico para Asma.
  • PEF igual o menor al 70% del valor teórico, sin mejoría significativa después de la inhalación de Salbutamol, pero que se normaliza después de una semana de tratamiento con prednisona (0,5 mg/Kg.) y 4 puffs de salbutamol.
  • Sospecha clínica respaldada adecuadamente (con espirometría o PEF normal), pero con mejora objetiva de los síntomas mediante el uso de un broncodilatador.

Resumen

Manejo, interpretación y desinfección de un flujómetro Mini-Wright

Bibliografía: