fbpx Saltar al contenido

Fisioterapia y rol en el tratamiento para el cáncer

Introducción

 

Debo reconocer que no conozco nada del tema, sin embargo al partir desde cero hace mucho más interesante poder descubrir nuevas áreas de tratamiento, que de verdad pueden tener un efecto en la calidad de vida de nuestros pacientes. Haciendo un poco más llevadero lo que significa lidiar con un diagnóstico como lo es el cáncer.

Quiero dejar en claro que esto no es una investigación para establecer pautas de tratamiento, sino que tiene la finalidad de conocer de manera simple y rápida que dice la evidencia respecto a nuestro que hacer como kinesiólogos.

 

¿Qué es Cáncer?

MeSh Pubmed:

Neoplasias

 

Nuevo crecimiento anormal de tejido. Las neoplasias malignas muestran un mayor grado de anaplasia y tienen propiedades de invasión y metástasis, en comparación con las neoplasias benignas .

Año de introducción: / el diagnóstico fue DIAGNÓSTICO DE NEOPLASMA 1964-1965

National Cancer Institute 

 

Cáncer es el nombre que se da a un conjunto de enfermedades relacionadas. En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminan a los tejidos circundantes.

 

American Cancer Society 

 

El cáncer no es una sola enfermedad.

Existen muchos tipos de cáncer, pues no es una sola enfermedad. El cáncer puede originarse en los pulmones, en el seno, en el colon o hasta en la sangre. Los diferentes tipos de cáncer tienen algunas similitudes, pero son diferentes en la manera en que se propagan y crecen.

Evidencia

 

  • La fisioterapia puede ayudar a reducir el dolor, fatiga, linfedema, ​​mejora la fuerza muscular de hombro, ROM, estado funcional y calidad de vida de las mujeres. Posterior a someterse a un tratamiento para el cáncer de mama . 
  • El ROM en mujeres que se sometieron a exámenes físicos posterior a fisioterapia, se demostró que mejoraron durante el período de radioterapia y empeoró en mujeres que no fueron sometidas a terapia física. Este efecto se puede observar inmediatamente después y  al final de radioterapia, persistiendo hasta seis meses después de esta. 
  • La fisioterapia supervisada aplicada fue eficaz para recuperar el déficit en la abducción de hombro después de la radioterapia, además de mejorar los déficits en la flexión y la rotación externa los cuáles se recuperaron dos meses después de suspender la radioterapia.

 

  • La introducción de fisioterapeutas en en programas domiciliarios fue menos costosa que la terapia ambulatoria en el hospital, principalmente por los costos de transporte asociados. 
  • Ambas terapias ( hospital y domiciliaria) mejoraron la abducción y flexión de hombro, además de su capacidad funcional. 

 

 

  • La intervención de fisioterapia en el grupo experimental. Consistía en varias técnicas diferentes de masaje terapéutico: Técnicas de effleurage, petrissage, entre otras. Además, los pacientes recibieron movilización pasiva, activa-asistida o activa-resistida, ejercicios resistidos locales y globalmente, así como Facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP).
  • Las áreas tratadas incluyeron: cervical inferior, hombro, área interescapular, talones, pie dorsal y gastrocnemios. En ambos grupos, las áreas de riesgo (por ejemplo, la ubicación de los tumores, los catéteres, cirugía) fueron evitados. Todos los pacientes recibieron seis sesiones. de 30 a 35 minutos de duración en un período de 2 semanas.
  • El estudio reveló que la fisioterapia :  Masaje y el ejercicio parecen ser efectivos en la reducción inmediatas del dolor, angustia y aspectos relacionados a estado de ánimo relacionados con el cáncer terminal.

 

 

*** Hospicio : El cuidado de hospicio es el cuidado para el final de la vida. Un equipo de profesionales de la salud y voluntarios lo proveen.

  • Las caídas son un problema de salud particular para los pacientes de hospicio con cáncer. Los estudios han encontrado que el 50% de los pacientes diagnosticados con cáncer avanzado tienen un aumento de sus caídas en los siguientes 6 meses. El impacto de las caídas en pacientes de hospicio y cáncer es costoso tanto en términos de calidad de vida reducida, mayor ansiedad, dolor y sufrimiento.
  • Todos los estudios revisados ​​encontraron beneficios que mejoran el estado de salud, movilidad funcional o fuerza muscular.
  • Disminuir el riesgo de caídas en un hogar para pacientes con cáncer pueden traer beneficios no sólo emocionales, sino que también pueden disminuir los costos asociados al cuidado posterior a estas.

 

 

 

  • Los tratamientos con terapia física son efectivos para mejorar la calidad de vida y movilidad del individuo hasta los últimos días de vida.

 

 

 

  • Estudio compara los efectos de la resistencia y el ejercicio cardiovascular en la movilidad funcional en individuos con cáncer avanzado.

Ejercicios de resistencia :

  • Entrenamiento con pesas de circuito, donde todos los participantes realizaron 1 ejercicio libre de 8 a 15 repeticiones. Sumando a un descanso de 1-2 minutos según tolerancia.
  • Para prevenir lesiones musculares , se realizó un calentamiento antes del ejercicio.
    • a. Circuito con equipo de pesas
      1. Prensa de piernas
      2. Extensión de pierna
      3. Leg Curl
      4. Abducción de cadera
      5. Aducción de cadera
      6. Prensa de pecho
      7. Lat pull down
      8. Flexión de Brazos
      9. Extensión del brazo
      12. Press de hombros
      13.Extensión de la espalda
      14. Polea ajustable
      15. También se realizaron Elevaciones de talón y deslizamientos de pared, sólo como resistencia el peso corporal contra gravedad.

Ejercicio cardiovascular:

  • Se les pidió a los pacientes que hicieran un ejercicio según la escala de esfuerzo percibido BORG, que estuviese entre 10 y 12. Además todos sus signos vitales eran registrados y valorados, donde el médico autorizó O2 suplementario si la saturación bajaba a menos de 90%.
    • b. Bicicleta estática
      1. Ergómetro de ee.ss
      1.1 Combinación de Bicicleta estática y Ergómetro de ee.ss
      2. Rueda de andar
      3. Elíptica
      4. Nustep (TRS 4000)
      5. LifeGlider 3000c
      6. Piscina olímpica de entrenamiento
  • Las personas con cáncer avanzado luchan con la enfermedad y lo síntomas relacionados con el tratamiento que limitan su movilidad funcional. Los hallazgos de este estudio sugirieron que para individuos con cáncer avanzado que estan dispuestos e interesados en el ejercicio físico, los beneficios pueden ser:  reducir la fatiga y mejorar la funcionalidad. Donde esta última no parece depender del modo de ejercicio.

 

 

  • Nuestros resultados indican que el masaje es eficaz para aliviar el dolor del cáncer, especialmente a corto plazo para el dolor relacionado con la cirugía.

 

Noticias de Prensa

 

 

El importante apoyo de la kinesiología para enfrentar el cáncer

(Extraído desde noticia Economía y negocios 7-9-2018, link : Rol de la Kinesiología para enfrentar el cáncer)

El ejercicio físico es una herramienta clave a lo largo de todo el manejo de la enfermedad, que requiere de profesionales entrenados en la atención de pacientes oncológicos. 

Julio Flores está en la mitad de la tercera quimioterapia que recibe para tratar su linfoma No Hodgkin. Cada ciclo de tratamiento le significa estar unos 7 días hospitalizado, estadías que son más activas de lo que podría pensarse: diariamente hace rutinas de ejercicios en las que camina, pedalea en una bicicleta estática, sube y baja escaleras, y hace sentadillas.

“Son ejercicios funcionales, de fortalecimiento, para prevenir la atrofia muscular, lograr que el paciente se vaya a su domicilio lo más estable e independiente posible, y que tolere mejor el efecto  que le produce la quimioterapia. El hecho de que el paciente reciba la atención del kinesiólogo lo hace sentir más activo”, explica Judith Espinoza, una de las profesionales que ha guiado la kinesioterapia de don Julio. Ella es parte del equipo de Kinesiología del Instituto Oncológico FALP, y quienes lo conforman son pieza fundamental en el manejo integral de los pacientes oncológicos, acompañándolos a lo largo de todo el proceso, con el objetivo de mejorar su condición física y, como consecuencia, su calidad de vida. En el caso de don Julio, esta intervención comenzó junto con su tratamiento, pero, según la condición de cada persona y su tipo de cáncer -esto avalado por la literatura existente-, el proceso puede comenzar semanas antes y extenderse por meses después de la hospitalización, a través de tratamiento ambulatorio.

 “Hoy en día, a nivel mundial, la rehabilitación presenta el mejor escenario para los pacientes con cáncer, porque hay amplia evidencia que respalda el beneficio del ejercicio en los distintos tipos de cáncer, no sólo el de mama, como era hace 15 años”, comenta Verónica Hurtado, jefa del equipo de Kinesiología de FALP, y explica que la intervención de la rehabilitación se ha ido especializando y abarcando las distintas etapas de la enfermedad.

En ese sentido, el primer paso actualmente lo constituye la prehabilitación, que comienza inmediatamente después del diagnóstico: “Desde ese momento y hasta que se inicia el tratamiento -que puede ser cirugía, quimioterapia, radioterapia, hormonoterapia-, el kinesiólogo prepara al paciente, optimizando sus condiciones basales para lograr un mejor estado perioperatorio y post operatorio. En FALP, actualmente estamos enfocando la prehabilitación en pacientes con cáncer de próstata, digestivos y de mama”.

Luego, quienes son sometidos a cirugía enfrentan una fase post operatoria de rehabilitación, la que comienza precozmente. “Esto hace que su estadía hospitalaria post operatoria sea más corta y con menos complicaciones”, explica Verónica Hurtado. “En tanto, los tratamientos de quimioterapia, radioterapia u hormonoterapia afectan al organismo, provocando fatiga crónica, desnutrición y sarcopenia, que conducen a un sedentarismo. Tampoco es menor el impacto emocional ante la noticia del diagnóstico, que muchas veces hace que la persona se retraiga y no se atreva a realizar las actividades que estaba acostumbrado”, agrega.

Para todos

 “Ahora me siento bastante mejor, con más actividad. Al principio no tenía mucho equilibrio ni resistencia; ahora hago más ejercicios y me siento mejor. Incluso, cuando me voy a la casa, puedo hacer más cosas, ya no trato de estar tanto en la cama”, cuenta Julio Flores. Entre un ciclo de quimioterapia y otro, dice, continúa con las rutinas aprendidas ya de memoria. Una de las claves de esta rehabilitación es la constancia.

Marcelo Amestoy revela ser igualmente aplicado. “En mi casa voy a seguir con lo que me enseñaron los kinesiólogos”, asegura pasadas tres semanas desde que se sometió a una cirugía digestiva. Durante ese tiempo, ha ido incrementado el trabajo: “Al primer día ya me estaban sacando a caminar. Lo encontré grandioso. Al principio iba hasta el gimnasio en silla de ruedas; ahora voy caminando. Hago ejercicios con las piernas y los brazos, con pesas y elásticos para fortalecer musculatura; también para los pulmones. He ido subiendo el número de flexiones. Yo me exijo y ellos también me exigen. Los kinesiólogos me han ayudado mucho a salir adelante”.

Si bien don Julio y don Marcelo enfrentan patologías y tratamientos diferentes, en ambos la kinesioterapia para rehabilitarse será de ayuda, puesto que sus efectos, asegura la kinesióloga Verónica Hurtado, “tienen beneficios en personas con cualquier tipo de cáncer. El ejercicio hoy está aceptado para todos los pacientes, porque se adapta a lo que necesitan. Cada diagnóstico tiene sus propias secuelas y rehabilitación. Por eso, cada vez estamos más convencidos de que el cáncer tiene que ser atendido por kinesiólogos formados en el área oncológica”.

En el caso, por ejemplo, de los que están en quimioterapia ambulatoria, “se puede intervenir esta terapia sometiendo al paciente a una batería de ejercicios exigidos, de corto tiempo, suficiente para provocar un cambio a nivel metabólico. El cuerpo responde ante este cambio y la persona relata sentirse con mejor actitud física y mental”.

En ese sentido, el impacto de la kinesioterapia en el estado anímico es un factor clave. Verónica Hurtado es testigo de esto a diario: “El paciente refiere sentirse mejor, que el cansancio disminuye, se siente más activo. Hay momentos donde ves su fuerza interna y te alienta como tratante, te preguntas de dónde sale esta actitud, pero creo que son las ganas de vivir. Te demuestran la vitalidad que les ofrece el ejercicio y las ganas de querer mejorar”.

 

 

Resumen

 

La fisioterapia o la kinesiterapia para el cáncer dependerá principalmente del tipo de intervención médica realizada, ya que eso nos hará plantear los objetivos necesarios en conjunto con nuestros pacientes. Considerando no sólo el individuo como una enfermedad, sino como está puede afectar emocionalmente su vida. Por lo que la terapia física tiene que ser la adecuada para lo que el paciente desee conseguir respecto al momento que este viviendo.

Todas las alternativas fisioterapeuticas pueden ser viables para concretar el objetivo planteado, teniendo siempre en consideración lo que ya todos sabemos respecto a las intervenciones quirúrgicas realizadas y cómo nuestras terapias no deben ser perjudiciales en estas acciones.

Lógicamente al no ser experto en el área, puede existir muchos más documentos importantes que deben ser incluidos en este post , por lo que pueden escribirnos a: kineblogg@gmail.com. Con el fin de realizar correcciones de algo que este equivocado o de nueva información al respecto.

 

Sociedad científica Kinesiología Oncológica

 

No hay texto alternativo automático disponible.